jueves

X Men Origins: Wolverine

Con motivo del estreno de la pelicula "X-Men Origins: Wolverine", la cadena belga de Librerías especializadas BD World (que ya nos invitó a Óscar y a mí para firmar por allá algunos tomos de HOME, you know), ha pedido a muchos autores que festejen el evento creando sus propias visiones del personaje, para que sean expuestos en una de sus librerías.
Esta es mi versión de un personaje con tanta chicha como él.


Para los que no lo conozcan, Lobezno es su nombre de "tío disfrazado", que salta y pelea contra los villanos como todo hijo de vecino superheróico, pero es su faceta personal lo que más interesante ha resultado desde siempre: posee una anomalía genética que le confiere la capacidad de regenerar su organismo casi instantáneamente, lo que es muy útil para sanar heridas como las que le crean las garras de hueso que surgen de sus nudillos. Pero lo más fascinante es que sus células no se deterioran, y eso le hace eternamente joven y virtualmente inmortal.
Este hombretón rudo de más de cien años, tiene para mi gusto uno de los pasados más oscuros y complejos del universo Marvel, con una vida que ha tenido tiempo de sobra de complicar. Y todo ello antes de convertirse en superheroe, antes del experimento Arma-X que aprovechó su factor de curación acelerada para someterle a un procedimiento mortífero para cualquier ser humano, y que cubrió su esqueleto (por la razón que sea) de un metal indestructible .

Ya que la película narra su origen como superhéroe, decidí hacer un dibujo que mostrase a aquella persona anterior, antes de experimentos, y antes de conocer a los X-Men.
Por eso, quería mostrarle en los años 50, esa época descoupada del personaje que se ha venido llamando "the freelance years", donde se esforzaba por aparentar ser una persona corriente que quería pasar desapercibida (¿y por qué no trabajar una temporada en una gasolinera, tranquilo, en su Alberta natal?), unos años en los que aunque el personaje quería huir de su turbio pasado, de sus aún recientes años en la CIA, de sus recuerdos sobre las dos guerras mundiales, y de muchas otras desagradables vivencias, estaba en realidad apunto de toparse con los peores años de su ya larga vida.

Para mí, los años 50 serían sus años de calma, donde quizá pudo disfrutar un poco de la tranquilidad de una vida que nunca tuvo, antes de empezar a ser retratado con el tópico de la bestia salvaje con garras ensangrentadas.



P.D. Y para acabar riendo o llorando...

Esto es lo que se dice en todas partes sobre los problemas que ha sufrido la película:
Por lo que parece, aprovechando los momentos en los que el director no se encontraba en el rodaje, muchos sets fueron repintados con colores "más alegres" a petición de la productora, porque no estaba quedando muy conforme con la visión oscura del director; según ellos el realizador estaba filmando la cinta en un tono sombrío, cargado de escenas con violencia. Se dice que muchas escenas pueden haber sido cortadas e, incluso, vueltas a filmar para hacerla más light y accesible a todos los públicos.

Y aquí la razón de peso de la productora, Fox (que parece que nadie les dijo que se embarcaban en un proyecto sobre el superheroe más atormentado y sanguinario de Marvel):
"queremos que el film no tenga tantas escenas de violencia que le puedan "quitar" la calificación para menores de 12 años (¡12 años, what the fuck!). La historia de Wolverine es una de las grandes apuestas para el 2009 y se busca romper con la taquilla, siendo los niños un mercado demasiado tentador para perderlo."
Esto no lo han dicho tal que así, pero horriblemente parecido.
¿Por qué hacer una peli de Lobezno ligth, puediendo hacer una de un personaje ya light como, no sé, Linterna Verde-o-yo-que-sé?

Opinen ustedes si es para reir o para llorar.