Ir al contenido principal

“Mira esos bastardos muertos, buen disparo, colega.”


La capacidad para la barbarie e insensibilidad de la que hace gala el ser humano en tiempos de guerra, ya sea en el campo de batalla como en prisiones de guerra (Guantánamo o Abu Ghraib), etc, parece ser una cualidad tristemente típica en nuestra especie.
Ahora os traigo algo que seguramente ya hayáis visto. Si no ha sido así, debéis verlo.

Las crudas imágenes que veréis a continuación, difundidas hace unos días por la organización Wikileaks gracias a una filtración en el ejército, muestran, desde la visión de un helicóptero Apache estadounidense, cómo un grupo de hombres armados y otros que no portan armas y que andan por la calle en un barrio de Nuevo Bagdad, son acribillados a tiros por las fuerzas de coalición. Estas no sabían, porque no les interesaba asegurarse antes de disparar, que entre las víctimas estaban el fotógrafo de la agencia de noticias Reuters Namir Noor-Eldeen y su conductor, Saeed Chmagh, que murieron ese 12 de julio de 2007 en dicho ataque.
Con este vídeo, se cuestiona la versión oficial sobre cómo el Ejército de Estados Unidos mató a estos once iraquíes, entre los que había inocentes, incluidos el fotógrafo y su conductor.

El vídeo, presentado hace poco en Washington y titulado Asesinato colateral, describe también el transcurso del rescate de las víctimas, donde también hubo disparos y fueron heridos incluso dos niños. Un oficial del Ejército de EEUU ha confirmado hace unos días la autenticidad del documento.
Al día siguiente del ataque, el Ejército estadounidense justificaba la muerte de los trabajadores del medio de comunicación como "parte de un enfrentamiento entre sus tropas e insurgentes."
Judgaz por vosotros mismos:

(He quitado del vídeo los datos que aparecían al pricipio, para que podáis ir directos al grano. Para ver el vídeo completo, y en español, hay un enlace al final del post)

Un portavoz militar dijo al diario The New York Times que "no hay duda de que las fuerzas de la coalición estaban claramente en medio de operaciones de combate contra una fuerza hostil". La agencia Reuters exigió una investigación de las circunstancias y la obtención del material audiovisual apelando a la Ley de Libertad de Información, pero fue en vano.

Como respuesta, el Ejército estadounidense "concluyó" que las acciones de los soldados durante el suceso "estaban de acuerdo con la ley en conflictos armados y reglas de combate (Rules of Engagement)", la normativa sobre cuándo, dónde y cómo debe aplicarse el uso de la fuerza. Una afirmación cuya validez "podemos comprobar" escuchando a los militares en el vídeo celebrar las muertes de los iraquíes con frases como "mira esos bastardos muertos" y a otro suplicar por permiso para volver a disparar, esta vez contra un hombre que para su vehículo para asistir a los heridos.

Apenas tres meses después, el vídeo se ha reproducido a gran escala para denunciar lo que Wikileaks califica de «crímenes de guerra». La ingente masa de documentos militares sobre la guerra de Afganistán (más de 77.000) conocida como «ciberpapeles de Afganistán» que Wikileaks ha divulgado ya, y ente los cuales se encontraba este vídeo, desvela el asesinato nunca declarado de casi 200 civiles o los excesos de las fuerzas especiales encargadas de liquidar a jefes talibanes. También denuncia el apoyo de los servicios secretos pakistaníes a los rebeldes o la presencia de iraníes en sus filas. Demasiado para el Pentágono, que se ha salido por la tangente acusando a Wikileaks de poner en peligro a las tropas, porque los documentos, al detallar prácticas militares, ponen en peligro a los soldados, al igual que a los colaboradores afganos citados por su nombre.
Tócate los huevos.

Desde la publicación de los documentos, en su mayor parte informes de campo de los soldados estadounidenses, el Gobierno de EE UU ha reiterado que las consecuencias de la filtración pueden ser muy peligrosas, por cuanto se revelan nombres de fuentes, identidades de soldados y métodos operativos a los que los talibanes pueden acceder con facilidad. Pero parece una excusa del ejército, una manera desesperada de desviar la atención, ya que Wikileaks decidió no sacar a la luz los 15.000 documentos que aún permanecen inéditos sobre Afganistán, y en los que se encontrarían dichas informaciones peligrosas.

No obstante, el Pentágono exige a Wikileaks que devuelva los documentos, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE UU, el almirante Mike Mullen, aseguró la semana pasada que el creador de Wikileaks, Julian Assange, podría "tener ya las manos manchadas de sangre" de soldados estadounidenses y de personal afgano.
Tócate los huevos otra vez.

Quizá para usted no cuente, almirante, porque no ha sido sangre americana, pero la sangre ya la ha derramado usted.

Vídeo completo en inglés, o en español (parte 1 y 2).
Más en:
El País, Público.es, Mi mesa cojea.
Y para indagar sobre las primeras líneas de este post, os recomiendo essentials como el doc The Fog of War, o leer sobre el experimento de la cárcel de Standford.

Comentarios

Alex-Triedro ha dicho que…
Solo por si alguien no sabe inglés, aquí tiene el video subtitulado en español.
Son dos partes.
A veces se pregunta uno hacia qué "evoluciona" nuestra especie con el pasar de los siglos.

Parte 1:
http://www.youtube.com/watch?v=Wfzz12LzMuQ

Parte 2:
http://www.youtube.com/watch?v=-t65Cmg7h98
Raúl Arnáiz ha dicho que…
Gracias, Alex.
He incluido en el post el enlace al vídeo en español, que no me había dado cuenta de que algunos no lo entenderían (está tan tristemente clarito todo lo que dicen los soldados en inglés...)

Un saludo.

Entradas populares de este blog

"Las mujeres son todas unas zorras mentirosas"

*Editado: según Francisca Verdejo, juez titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Barcelona y una de las más implicadas en el tema de la violencia de género en nuestro país, el porcentaje real de denuncias falsas en España sería tan solo del 0,017%, una cifra aún más irrisoria que la aquí comentada (5%).

Una chica en Málaga denuncia a cinco chicos por presunta violación. Durante el caso van apareciendo pruebas y contradicciones en la narración del suceso que minan cada vez más la credibilidad de la supuesta víctima, por lo que la juez decide archivar el caso. Finalmente todo acaba con la confesión de la chica: se lo había inventado todo. "¿Será zorra?" Se oye gritar. Una parte de la sociedad, indignada como pocas veces, clama al cielo con los habituales argumentos del que quiere ver reforzada a toda costa una presunción que ya tiene aceptada pero que no tiene demasiado probada "¿Veis? ¡esto es lo que pasa por ese favoritismo injusto hacia las mujeres!&…

Críticas de cine desde el enfado. Hoy: Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives.

Hoy he visto Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives, una pequeña película tailandesa que se nos vende como cine de autor, pausado, sensible... ¡de místico estilo oriental, sin aditivos y 100% natural! Está escrita y dirigida por el "aclamado" Apichatpong Weerasethakul y basada en las memorias de un monje que relató en un libro los recuerdos que tenía, según él, de sus vidas pasadas. Pues bien, como no podría ser de otra manera en esta sección, la película resulta ser un fiasco de principio a fin.


Esta escena me pareció suficientemente interesante y evocadora como para lanzarme a ver la película sin saber nada de ella. La imagen NO PODÍA SER MÁS IRRELEVANTE EN LA PELÍCULA.

La película es la última parte de un proyecto multiplataforma llamado "Primitive", que pretende acercarnos a la región de Tailandia del Nordeste a través de diferentes piezas, pero no sólo a través de su geografía sino también de sus creencias. Este es el argumento de la película según FilmAf…

LAURA GALLEGO, LOS PREJUICIOS Y LA LIBERTAD DEL AUTOR

Mucho han dado de sí estos días las desafortunadas declaraciones de Laura Gallego sobre su -a priori- rechazo a crear personajes LGBTI+ en sus novelas. Sus palabras se han magnificado porque es una persona pública, pero aunque es escritora también es una persona normal, ni peor ni mejor que cualquiera de nosotros, y a pesar de ser una artista, tiene como cualquiera sus gustos, sus neuras y sobre todo sus sesgos. Y es por eso que sus palabras y las de sus defensores revelan mucho sobre una mentalidad que se extiende por el mundo como la pólvora, basada en el rechazo a las críticas razonadas y en la defensa a ultranza de los prejuicios personales como un valor y un sinónimo de libertad.

"Donde los árboles cantan", de Laura Gallego García
LAS DECLARACIONES
Recordemos que Gallego opina que introducir en sus obras personajes homosexuales le parecería "forzado", una "obligación debida a presiones de sus fans o de sus detractores", o incluso un "panfleto"…