Ir al contenido principal

El Folletín de tu vida.


Aunque lo intento, me resulta difícil ir al cine a ver una película sin ya saberlo todo de ella, por trailers, anuncios en la tele, y comentarios de amigos. Y no hablo de conocer la trama, sino de conocer la existencia de la película en sí, conocer la expectación que hay sobre ella, u opiniones varias. Pocas veces he visto una película sin saber nada de ella salvo que quería verla (por admiración hacia el director, el guionista, o el tema). Lo mismo pasa con los libros, sobre todo si lo que uno lee más son obras de hace 50 años para atrás; suelen estar más que valoradas por todos. 
Pero a veces lo he logrado, y conocer algo de primera mano, sin sesgo ni prejuicio de ningún tipo (ni bueno ni malo), es una experiencia increíble. La expectación que genera en la sociedad la aparición de una obra cualquiera o los prejuicios sobre alguna cualidad que esta posea condicionan tu opinión sobre la obra que has decidido (o no) ir a disfrutar, y llegar a la sala de cine y decir "¿Y esa película cuál es? vaya, es de mi guionista favorito, voy a verla" convierte esta experiencia de ser "público de una obra" en algo completamente diferente, genuino y real. 
Es la única manera verdadera de conseguir una experiencia honesta y objetiva.

Por eso tengo suerte de haber disfrutado de primera mano, virgen y sin recomendaciones de terceros, de gran parte de lo que ahora llaman “nueva ficción televisiva”. Es una experiencia muy diferente descubrir algo en “tiempo real”, en el momento en que aparece en la pantalla de la tele y dices "¿Esto qué es? Pone capítulo 1 de Los So... Soprano. Voy a ver qué tal es", que disfrutarlo a los 10 años de su estreno tras avalanchas de información y opiniones ajenas (frente a las que inevitablemente uno se rebela, inconscientemente); es interesante ver cómo la obra nace, cómo se va formando y creciendo ante tus ojos perplejos, en mi caso, adormilados, televisivamente hablando, desde hacía tanto tiempo. 
De esto hace ya muchos años.


Últimamente se me han juntado artículos leídos, conversaciones tenidas con amigos, y grandes placeres disfrutados mirando una simple pantalla de televisión, que me han llevado a trasladar el tema de las series televisivas a este blog, tema del que nunca he hablado aquí, y así seguir charlando e indagando un poco más en este curioso fenómeno contemporáneo, que en realidad no lo es tanto.

Para mí, una peculiaridad de las series de televisión contemporáneas, y que me atrapó desde el principio (a mediados de los años 90, y definitivamente a principios del siglo XXI), es su condición de folletín de calidad, dotando a las series de una historia amplia, un arco argumental extenso, pero dividido en capítulos, desarrollando así tramas y personajes como lo haría una novela. Los orígenes del folletín, un tipo de novela dramática por entregas, rápida de producir y con facilidad para engancharte, viene de lejos. Grandes obras como La Iliada o La Odisea de Homero se pueden llegar a considerar folletinescas, pero el concepto como tal no surgió hasta muchísimo después. Con más de trescientos años a sus espaldas, este género surgió en el Romanticismo francés, en su Revolución Burguesa, y es por antonomasia el género popular, del pueblo llano. Como he dicho, no se ha inventado nada nuevo.


A partir de un momento dado, el publico de los folletines empezó a alcanzar todas las condiciones sociales, y hubo autores trascendentales que se sintieron tentados a cultivar este genero, como Eugène Sue (Los misterios de París o El judío errante), Ponson du Terrail, Paul Féval, o sobre todo Alejandro Dumas (Los tres mosqueteros, El conde de Montecristo), quienes representan el máximo esplendor del folletín, con muchas obras muy reimpresas y justamente celebradas, no siempre debidas a su pluma, sino a la de sus colaboradores (Dumas llegó a tener setenta y tres, para dar abasto). Otros autores más famosos recurrieron a este género, como Víctor Hugo (con Los miserables), Honoré Balzac (con Comedia humana)Gustave Flaubert (Madame Bovary). Ahí es nada.
Pero esos inicios fueron sólo el principio.
En el Reino Unido, destacaron Robert Louis Stevenson, (Flecha negra fue publicada en 17 entregas), o Charles Dickens y William Wilkie Collins.
En Italia, tuvieron a Emilio Salgari (con su príncipe malayo Sandokán) o a Carlo Collodi (Le avventure di Pinocchio).
En Rusia fueron folletines Crimen y castigo y Los hermanos Karamázov, de Fedor Dostoievski, o Guerra y paz de León Tolstoy.
En España, Benito Pérez Galdós o Enrique Pérez Escrich, entre otros,  recurrieron a esta forma de divulgar sus obras.
Ni que decir tiene la trascendencia y perdurabilidad que dichas obras han tenido a lo largo del tiempo, hasta llegar a nosotros en nuestra cultura actual.

Pero con los nuevos tiempos, llegaron nuevas formas y tecnologías, trasladándose el folletín al cine mudo en las primeras décadas del siglo XX (Los vampiros, de Louis Feuillade), o al serial radiofónico (como la soap opera Painted Dreams de los años 30) y cinematográfico (Fu-Manchú), y después televisivo (Guiding Light  tuvo más de ¡15.000 episodios, en su andadura entre radio y TV!), precursores estos casi directos en forma y fondo de los seriales televisivos actuales.
Y los cómics, y más recientemente los videojuegos, no han sido una excepción en su camino hacia la serialización.


¿Hablábamos de “nueva ficción televisiva” al principio de este texto?
Sí, es cierto que en los 90 hubo cierto cambio, una pequeña revolución en la ficción televisiva gracias a la tímida inclusión de la serialización, pero en el fondo todo seguía igual: las series siempre se basaban en un esquema autoconclusivo de “mundo estable que se desequilibra, pero que al final vuelve a la estabilidad original”.
¿Entonces? Bien, la verdadera revolución televisiva empezó después, con un cadáver envuelto en plástico. El cambio empezó con Twin Peaks, de David Lynch.
Para mí marcó un antes y un después; una serie en constante evolución, cambio, y desintegración.
Aunque no fue ni remotamente comparable con la serie de Lynch, las aventuras paranoicas de X-Files ofrecieron una pequeña continuidad a esta sensación de “romper el círculo del equilibrio”.
No obstante, pasaban los años y todo parecía indicar que aquel brillo que se alzó sobre los demás en aquella década y que prometía ser la base de un cambio en la ficción televisiva y en sus espectadores, podría ser sólo un cisne negro.
Pero el cambio sí se había producido, y se gestaba en secreto, en las mentes de una nueva generación de guionistas y productores que querían transformar las cosas.
Sin duda, no fue hasta comienzos del siglo XXI, cuando pudimos asistir a la verdadera revolución en el serial “de calidad”, que aunaba diferentes virtudes tanto de las novelas serializadas, como de la literatura y el cine “serios”, creando así un producto que hermanaba las emociones más básicas con una inusitada profundidad humana en sus personajes y tramas.


Antes de este auge, las reglas publicitarias en televisión generaban espectadores perezosos, vendidos a un entretenimiento tan puro como vacío; los contenidos televisivos casi parecían tan solo un “relleno” entre bloque y bloque de publicidad, lo verdaderamente importante.
Pero entonces llegó HBO.
Con su eslogan "esto no es televisión", rompió los cánones. La programación del canal de pago no estaba condicionada y controlada por los anunciantes, por lo que ahora, crear productos de calidad atraería a una audiencia dispuesta a costearlos.
Y con el tiempo, a HBO le han seguido otras, como AMC o Showtime.
Son innumerables: dramas como The Sopranos, The Wire, Dead Wood, Mad Men, Breaking Bad, The West Wing, Six Feet Under, Carnivàle...

"No hay nada que te sirva de paño caliente respecto a una historia triste, una historia airada, una historia subversiva, una historia perturbadora".
David Simon, creador y productor de The Wire.


Con los años, otras cadenas más “generalistas”, como FOX, o ABC, aún dependientes en mayor o menor medida de la publicidad, no han querido quedarse atrás y se han subido al carro de la calidad, esforzándose por dotar a sus series de toda la que fuesen capaces de dar. Es un intento, por parte de sus autores, de implementar un pensamiento más crítico en el público televisivo, acostumbrado al entretenimiento sin finalidad que acaba abotargando la razón. Así, grandes series “más comerciales”o de género como Lost, House M.D. o Galactica, consiguieron superar las limitaciones lógicas de pertenecer a estas cadenas y lograron nacer como series de mayor calidad intelectual. Son ejemplos de que la narrativa audiovisual en televisión, apoyada en el formato folletín, ha cambiado radicalmente, y nos ha cambiado a nosotros como espectadores. Para mejor.

“Intentamos que el público sea capaz de pensar de una forma más crítica, y que vea que muchas de las preguntas que se plantean en sus series se han debatido durante décadas".
Henry Jacoby, autor de “La filosofía de House. Todos mienten.”


¿Son arte las series televisivas actuales, entonces?
El arte es un modo de expresión genuino del ser humano, y como tal, creo que las series de las que hablamos lo son, aunque los que las han disfrutado saben que unas son mejores y otras peores, como en cualquier arte. Aunque creo que esas diferencias de “calidad” en las teleseries son intrínsecas a su condición de arte-producto del que no pueden escapar por muy buenos que sean sus autores, por eso creo que es justo juzgar las series televisivas teniendo en cuenta este punto.

Es muy complicado, porque el arte es lo que los hombres dicen que es y, sobre todo, las instituciones legitimadas para decirlo. (Las series) son un producto comercial, pero de calidad máxima intelectual, política y estética. Apuestan por una nueva forma de narrar, no tan simplista y sensacionalista. Una expresión muy crítica sobre la sociedad que las engendra".
Iván de los Ríos, profesor de filosofía contemporánea en la Universidad Autónoma de Madrid.


Aunque muchos siguen sin enterarse, las series televisivas ya no son lo que eran. Ya no vale con el visionado de un capítulo cualquiera de estas series, porque ahora te ponen a prueba. Si no eres un espectador que ve televisión con la cabeza y con intereses intelectuales, estás fuera. El esquema ha cambiado, y como pasa siempre en la sociedad, si no cambias con ella te quedas atrás. Porque ahora se espera con anhelo el siguiente episodio de unas historias con tramas y personajes más reales que nunca y en los que nos vemos reflejados, porque aquello de lo que hablan es aquello sobre lo que todos reflexionamos. Porque hablan de nosotros mismos.

“(Las series) son inteligentes, para fans inteligentes de una cultura popular inteligente. La televisión no es para peleles"
William Irwin, profesor de Filosofía en el King's Collage de Pensilvania.


"No sabemos qué hacer con nosotros mismos y necesitamos consumir productos que nos den la ilusión de que queda algo para mañana".
Iván de los Ríos, profesor de filosofía contemporánea en la Universidad Autónoma de Madrid.

Me gusta esta agridulce aseveración.
En la infancia, se te abren la boca y los ojos, maravillado, la primera vez que lees un cuento o un cómic, que con el tiempo te llevará a conocer la literatura; o cuando tus padres te llevan al cine por primera vez, e historias más grandes que la vida misma irrumpen en tu mente infantil dejando una huella indeleble; o cuando ves una serie de aventuras espaciales en la televisión, sentado en el suelo del salón un veraniego domingo por la mañana, con tu escaso metro de estatura y tus pantaloncitos cortos, y sientes que aquella maravilla está tan cerca que podrías entrar en ella con sólo alargar la mano. En cada generación son diferentes, pero esos estímulos intelectuales y emocionales siempre se dan, y llegan a tu mente cuando aún eres un crío, pero no desaparecen. Se quedan para siempre y configurarán tu personalidad.

Es una constante humana: nos emocionamos con la ficción, con personajes y acontecimientos que no son reales, pero lo hacemos porque las emociones que despiertan en nosotros sí lo son. Y yo no las cambiaría por nada.
Lejos de hacerlo, encima muchos nos metemos a escribir ficciones propias y acabamos convirtiendo esta locura en nuestro modo de vida.



Para ver más y mejor, los artículos en Babelia:
o un interesante artículo sobre The Wire que leí el año pasado en El País:

En nuestro país, si ves series o quieres hacerlo, es recomendable que visites regularmente los blogs:

Comentarios

Alex-Triedro ha dicho que…
El resumen es que te gustan los polos de limón... ¿no?.

XDD

Estupendo texto que, de todos modos, pensaba que me llevaría al final a alguna recomendación, a algún descubrimiento al respecto de esta nueva religión de las series televisivas.
Mea culpa, al empezar el texto, simplemente he grabado en mi cabeza esa idea, algo así como "muy atento, vas a ser de nuevo recompensado con algo como el sagrado Lost, y podrás ver la luz de un nuevo día con los ojos de antaño", oséase, algo muy similar a esa estupenda frase de Iván de los Ríos, deseando por mi parte que quede aún algo de aquello, (o similar), para mañana.

Aaaainnss...
Raúl Arnáiz ha dicho que…
Ay, Alex, las recomendaciones... Eso requeriría otro post aparte.
Te responderé con un mini-post:

Yo a veces sigo recomendando cosas que me gustan, pero es un vicio del que intento desengancharme, porque es nocivo para ambas partes:

- Problema para el receptor de la recomendación:
El acto en sí de la recomendación condiciona la opinión que tendrá el receptor cuando disfrute de la obra (porque si le dices que es buena, quizá "buscará" el por qué, y si le dices que es mala, quizá le de por rebuscarle virtudes. Es inconsciente, pero el caso es que se hace, cuando en realidad no habría que estar “buscando” nada. Ese es el problema de las expectativas del que hablo), y por otra parte le privas como receptor del placer que es descubrir la obra por sí mismo, incluso por accidente, algo esencial a mi modo de ver. Es decir, que o lo descubre uno solo porque es una persona despierta que se interesa por cosas "que aún no conoce" (lo normal es interesarse sólo por cosas que ya se conocen, o que se parezcan), o es difícil que lo vaya a apreciar objetivamente.

- Problema para el recomendador:
Series, películas, libros, cómics, videojuegos, discos, que son increíbles hay unos cuantos, y unos tantos más que aún están por llegar, pero el caso es que la cualidad de “bueno” es sólo una etiqueta personal, una opinión subjetiva del recomendador, y quizá el receptor sea más diferente a él de lo que cree, y al recomendar te arriesgas a fallar. No parece un gran problema, pero como me pasa a menudo sé que de las dos opciones que hay, una de ellas es demasiado desagradable para mi gusto:

1: tienes suerte, y puedes tener, como yo, grandes momentos con amigos del tipo "oye, la serie (o lo que sea) que me dejaste: chapó. Me ha encantado, y nunca me hubiese acercado a ella si no me la hubieses pasado", y es genial que alguien a quien aprecias haya podido volver a sorprenderse por algo que no estaba en su punto de mira. Ese es el plan, ayudar.

2: no tienes suerte, y te encuentras lo que yo me encuentro los últimos años (y veo a otros sufrirlo igual): reticencias, opiniones más bien templaditas, e incluso reproches como "tanto que decías, y resulta que es una mierda (sobre Galactica, por ejemplo)", y la verdad, no necesito esa mierda. (;>
A uno se le quitan un poco las ganas de seguir repartiendo amor, sobre todo cuando sabes que hacerlo es parte del problema cuando el resultado es negativo.

Por eso, si puedo, prefiero no recomendar y dejar que la gente piense y se interese por las cosas por sí misma, precisamente porque quiero que lo disfruten, y sólo así se consigue. Y si no lo descubren por sí mismos, es que no les interesaba ni les atraía lo suficiente, por lo que quedarse sin verlo parece el resultado más natural.

De todos modos, en el propio post, y de forma un tanto subliminal, ya están nombradas y recomendadas mis series favoritas (aunque hay más), y si aún así quieres recomendaciones, lo que sí he hecho ha sido incluir en el final del post algunas páginas que leo para estar informado sobre series (informado sólo de que existen, y así poder acceder a ellas). Ahí encontrarás todo lo que quieras, seguro.

No obstante, si has visto, leído, o jugado a algo que te mole, y de lo que ya tengas una opinión propia personal e inalienable, entonces podemos comentarlo (;D

¡Hale, a cazar!
Alex-Triedro ha dicho que…
Muy cierto todo, coincido, y de hecho ya coincidía tras la lectura de tu post, razón por la que de entrada entonaba el mea culpa, ya que, deseando recuperar esa sensación de descubrimiento que, día tras día, habían dejado en mi series como Lost, estaba pidiendo lo contrario de lo que ofrecías, es decir, NO ser capaz de DESCUBRIR y obtener un criterio precondicionador, con la más que probable y consiguiente decepción ante las espectativas creadas, (a favor o en contra).
Y para ejemplo cercano, el video acelerado de Star Wars, ejemplo por el que, en tu respuesta, me he sentido aludido, y he lamentado haberte ofrecido una respuesta que tal vez no necesitabas, (vaya, jeje... tenías razón en que esto del blog puede convertirse en algo similar a irse conociendo en el café de al lado XD).

En fin, al final lo de siempre, para gustos los colores y a mi me gusta el verdifrácilo, ahora que lo he visto.
Raúl Arnáiz ha dicho que…
No te preocupes, Alex, te he entendido perfectamente y sé que coincidías. Y no te sientas aludido por lo del vídeo de Star Wars, hombre, que eso era una patochada simpática sin importancia, no mi película favorita-de-la-vida-que-te-cagas infinito. Si lo hubiese sido, sí me habría molestado un poco, pero poco (;>
Para nada me refería a ti, tú tranquilo.

De todos modos, el sub-tema de las recomendaciones no era un tema personalizado; los prejuicios positivos o negativos son algo de lo que ninguno nos podemnos librar, así que no se puede acusar a nadie de nada. Somos así. Pero como es molesto igual, pues yo prefiero evitarlo como buenamente pueda (;>

Un saludete.
carlos carrasco ha dicho que…
joer, que poco os mojais!
venga, unas cuantas que molan. algunas actuales, y otras no tanto;P :

-firefly
-los soprano
-mad men
-the wire
-breaking bad
-entourage (el sequito)
-a dos metros bajo tierra
-v(2009)
-californication
-the prisoner (miniserie)
anime:
-serial experiments lain
-paranoia agent
-ergo proxy
-freedom project (miniserie)
-blood: the last vampire hunter
-samurai shamploo
-ghost in the shell (temp.1)
-monster
-last exile

por eso de no condicionar, no especifico de que van, ni por que me han gustado -aunque algunas son series de sobras conocidas-. como bien decis, que cada uno se forme su propia opinion. saludos
Raúl Arnáiz ha dicho que…
Pero Carlos, si las pones aquí como molonas, ya estás condicionando al lector ¿Es que no lo has entendido? (;D

Pero ya que insistes, te comento algo sobre las que pones (tapaos los oídos los demás):
- Espero que con The Prisoner te refieras a la antigua (que aún así, rayaba bastante), porque si no, no podremos volver a ser web-amigos (;>
- Un par que no diré son simplemente entretenidas, pero oye, si eso es lo que se busca...
- De los animes que dices, sólo he visto la mitad, y sólo uno de ellos me pareció "bueno". ¿Adivinamos cuales son? (;>.

Un saludooo.
carlos carrasco ha dicho que…
epa! ;P si, habia entendido la consigna de que el hecho de enumerar las series condiciona, pero los que hayan leido mi entrada, se condicionarian igual mediante otros articulos, blogs, o comentarios de conocidos. por mucho que queramos, no podemos mantenernos ajenos a toda la informacion que fluye a nuestro alrededor... o si no, para que estan hechos los blogs? de todas formas, tampoco pretendo sentar catedra, o algo asi. es cosa del lector/receptor de mis opiniones el tener en cuenta o no mis preferencias, porque, como no puede ser de otra manera, son tremendamente subjetivas.
salu2

Entradas populares de este blog

"Las mujeres son todas unas zorras mentirosas"

*Editado: según Francisca Verdejo, juez titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Barcelona y una de las más implicadas en el tema de la violencia de género en nuestro país, el porcentaje real de denuncias falsas en España sería tan solo del 0,017%, una cifra aún más irrisoria que la aquí comentada (5%).

Una chica en Málaga denuncia a cinco chicos por presunta violación. Durante el caso van apareciendo pruebas y contradicciones en la narración del suceso que minan cada vez más la credibilidad de la supuesta víctima, por lo que la juez decide archivar el caso. Finalmente todo acaba con la confesión de la chica: se lo había inventado todo. "¿Será zorra?" Se oye gritar. Una parte de la sociedad, indignada como pocas veces, clama al cielo con los habituales argumentos del que quiere ver reforzada a toda costa una presunción que ya tiene aceptada pero que no tiene demasiado probada "¿Veis? ¡esto es lo que pasa por ese favoritismo injusto hacia las mujeres!&…

LAURA GALLEGO, LOS PREJUICIOS Y LA LIBERTAD DEL AUTOR

Mucho han dado de sí estos días las desafortunadas declaraciones de Laura Gallego sobre su -a priori- rechazo a crear personajes LGBTI+ en sus novelas. Sus palabras se han magnificado porque es una persona pública, pero aunque es escritora también es una persona normal, ni peor ni mejor que cualquiera de nosotros, y a pesar de ser una artista, tiene como cualquiera sus gustos, sus neuras y sobre todo sus sesgos. Y es por eso que sus palabras y las de sus defensores revelan mucho sobre una mentalidad que se extiende por el mundo como la pólvora, basada en el rechazo a las críticas razonadas y en la defensa a ultranza de los prejuicios personales como un valor y un sinónimo de libertad.

"Donde los árboles cantan", de Laura Gallego García
LAS DECLARACIONES
Recordemos que Gallego opina que introducir en sus obras personajes homosexuales le parecería "forzado", una "obligación debida a presiones de sus fans o de sus detractores", o incluso un "panfleto"…

Críticas de cine desde el enfado. Hoy: Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives.

Hoy he visto Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives, una pequeña película tailandesa que se nos vende como cine de autor, pausado, sensible... ¡de místico estilo oriental, sin aditivos y 100% natural! Está escrita y dirigida por el "aclamado" Apichatpong Weerasethakul y basada en las memorias de un monje que relató en un libro los recuerdos que tenía, según él, de sus vidas pasadas. Pues bien, como no podría ser de otra manera en esta sección, la película resulta ser un fiasco de principio a fin.


Esta escena me pareció suficientemente interesante y evocadora como para lanzarme a ver la película sin saber nada de ella. La imagen NO PODÍA SER MÁS IRRELEVANTE EN LA PELÍCULA.

La película es la última parte de un proyecto multiplataforma llamado "Primitive", que pretende acercarnos a la región de Tailandia del Nordeste a través de diferentes piezas, pero no sólo a través de su geografía sino también de sus creencias. Este es el argumento de la película según FilmAf…