Ir al contenido principal

Nada, que ya he vuelto, y como he visto luz, pues me he pasado a saludar.



Tras unas cortas vacaciones en Cantabria, de relajación al estilo rural y de tranquila escritura del próximo guión, uno vuelve a casa como si hubiese vivido una nueva vida fuera del mundo que conocía, aunque en realidad sólo haya pasado una semana. Suena muy triste, teniendo en cuenta el poco tiempo que ha sido, pero el hecho es que hacía mucho que no disfrutaba de "tanto" tiempo realmente libre, y se nota.
Ha sido un periodo sentido como largo, agradable y equilibrado, comparado con el caos controlado del día a día en Madrid.

El caso es que uno vuelve tras ese subjetivamente amplio lapso de tiempo, en el que ha estado rodeado de verdes montañas y ha amanecido con el rumor en los oídos de un riachuelo bajo la ventana (no lo digo sólo por endulzar el relato), y se da cuenta de que en realidad eso no es el mundo real, y que en el verdadero todo sigue igual: pulseras del equilibrio, reseñas en los "periódicos" sobre cartas astrales de futbolistas famosos, engaños religiosossuperstición barata, y mucha, mucha tele-basura.
Y su puta madre.

Aaah, después de desconectar unos días, que bien sienta volver a la civilización.

Comentarios

Alex-Triedro ha dicho que…
Pues rebienvenido a este real y mundanal suburbio urbano que más o menos todos pisamos, y que la readaptación te sea corta y fácil.
;)
Raúl Arnáiz ha dicho que…
Gracias, Alex (;>

Entradas populares de este blog

"Las mujeres son todas unas zorras mentirosas"

*Editado: según Francisca Verdejo, juez titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Barcelona y una de las más implicadas en el tema de la violencia de género en nuestro país, el porcentaje real de denuncias falsas en España sería tan solo del 0,017%, una cifra aún más irrisoria que la aquí comentada (5%).

Una chica en Málaga denuncia a cinco chicos por presunta violación. Durante el caso van apareciendo pruebas y contradicciones en la narración del suceso que minan cada vez más la credibilidad de la supuesta víctima, por lo que la juez decide archivar el caso. Finalmente todo acaba con la confesión de la chica: se lo había inventado todo. "¿Será zorra?" Se oye gritar. Una parte de la sociedad, indignada como pocas veces, clama al cielo con los habituales argumentos del que quiere ver reforzada a toda costa una presunción que ya tiene aceptada pero que no tiene demasiado probada "¿Veis? ¡esto es lo que pasa por ese favoritismo injusto hacia las mujeres!&…

Críticas de cine desde el enfado. Hoy: Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives.

Hoy he visto Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives, una pequeña película tailandesa que se nos vende como cine de autor, pausado, sensible... ¡de místico estilo oriental, sin aditivos y 100% natural! Está escrita y dirigida por el "aclamado" Apichatpong Weerasethakul y basada en las memorias de un monje que relató en un libro los recuerdos que tenía, según él, de sus vidas pasadas. Pues bien, como no podría ser de otra manera en esta sección, la película resulta ser un fiasco de principio a fin.


Esta escena me pareció suficientemente interesante y evocadora como para lanzarme a ver la película sin saber nada de ella. La imagen NO PODÍA SER MÁS IRRELEVANTE EN LA PELÍCULA.

La película es la última parte de un proyecto multiplataforma llamado "Primitive", que pretende acercarnos a la región de Tailandia del Nordeste a través de diferentes piezas, pero no sólo a través de su geografía sino también de sus creencias. Este es el argumento de la película según FilmAf…

LAURA GALLEGO, LOS PREJUICIOS Y LA LIBERTAD DEL AUTOR

Mucho han dado de sí estos días las desafortunadas declaraciones de Laura Gallego sobre su -a priori- rechazo a crear personajes LGBTI+ en sus novelas. Sus palabras se han magnificado porque es una persona pública, pero aunque es escritora también es una persona normal, ni peor ni mejor que cualquiera de nosotros, y a pesar de ser una artista, tiene como cualquiera sus gustos, sus neuras y sobre todo sus sesgos. Y es por eso que sus palabras y las de sus defensores revelan mucho sobre una mentalidad que se extiende por el mundo como la pólvora, basada en el rechazo a las críticas razonadas y en la defensa a ultranza de los prejuicios personales como un valor y un sinónimo de libertad.

"Donde los árboles cantan", de Laura Gallego García
LAS DECLARACIONES
Recordemos que Gallego opina que introducir en sus obras personajes homosexuales le parecería "forzado", una "obligación debida a presiones de sus fans o de sus detractores", o incluso un "panfleto"…