Ir al contenido principal

Pitufamente correcto.

Como autoproclamado embajador del humor en la red que soy, aquí os copio un post de coña que he leído en Mi mesa cojea.
Espero que os guste tanto como a mí:


"¡Ñac! Si eres más o menos de mi edad, probablemente recuerdes esa onomatopeya. Era lo único que decían los pitufos negros, una versión enferma y agresiva de los adorables pitufos azules. 

Descubro hoy, gracias a este artículo, que los pitufos negros ya no son negros. Ahora son violetas (al menos, en la edición de Estados Unidos):



Y yo, tras un momento de desconcierto, no puedo sino aplaudir esta iniciativa. 

Nosotros, como ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI, no debemos aceptar que la piel negra sea asociada a una pequeña criatura malvada que va por ahí mordiendo el culo de la pobre gente azul. Es nuestra obligación como sociedad procurar valores correctos a las generaciones futuras. Esa clase de simbologías en un tebeo podría arruinar todo lo avanzado en la segunda mitad del siglo XX, echando por tierra el trabajo de Martin Luther King, Malcom X o Eddie Murphy. 

En este sentido, creo que al personaje de la Pitufina se le debería eliminar esa cabellera dorada y esa actitud sexualmente agresiva, ya que contribuye a potenciar todos los estereotipos de género que el feminismo y nuestra sociedad en general lleva décadas combatiendo. Resulta obvio que la Pitufina es en realidad la imagen que de una pitufina tiene un pitufo, pero en ningún caso representa a una auténtica pitufina joven e independiente. (Creo, por cierto, que se debería cambiar el término Pitufina por Mujer Pitufo.) 

También quiero destacar que el papel de la Pitufina en las historietas se limita básicamente al coqueteo y la exhibición, mientras que los roles atribuidos a los pitufos varones son mucho más variados, como queda claro en la presencia del Pitufo Bromista, el Pitufo Esquiador o el Pitufo Acatarrado. ¿Acaso esos mismos roles no pueden ser conferidos a mujeres pitufo? 

Recomiendo, por tanto, que todos los álbumes sean retocados para sustituir pitufos varones por mujeres pitufo hasta conseguir una paridad pitufa. Dichas mujeres pitufo deberían representar roles modernos que muestren al lector y a la lectora que la igualdad de género es una realidad social bajo las setas. Así, abogo por crear una mujer pitufo abogado, una mujer pitufo ingeniero de caminos y una mujer pitufo Ministra de Sanidad. 

Creo, además, que Papá Pitufo debería ir acompañado de Mamá Pitufo, personaje que debería reflejar la sabiduría matriarcal del valle de las setas. 

También considero necesario reflejar en los tebeos la diversidad de preferencias sexuales de nuestra actual sociedad, por lo que creo recomendable crear los personajes Pitufo Gay, Pitufina Bollera y Pitutravelo. 

Cuando todo esto se cumpla, podré darle un tebeo de "Los Pitufos" a mi hija con la seguridad de que está a salvo de mensajes caducos, racistas y misóginos. Hasta entonces, prefiero que vea la tele."


Jose A. Pérez.


Algunos comentarios en esta entrada también tienen su gracia, y rizan el rizo del humor. Os pongo a continuación algunos de ellos:

- También deberían suprimir esos pitufos que viven al norte de la aldea y reclaman su derecho a decidir sobre en qué lado del bosque están sus setas.

- Creo que, hoy por hoy, es preferible que los niños estén en la calle tirándose piedras antes que sometidos al bombardeo de gilipolleces multimedia creados por adultos más gilipollas aún.

- Directamente deberían retirarlos del mercado. Para fomentar los valores de la sociedad moderna ya tenemos a los Teletubbies. A lo mejor algunos no les entiendan, pues sus mensajes son crípticos.

- ¿Papá Pitufo y Mamá Pitufo? Eso sería preservar el concepto tradicional del matrimonio y la familia.
Ya puestos a quitarle el único aspecto social en el que la serie mostró una óptica adelantada a su tiempo (la familia monoparental) deberíamos estudiar las diversas opciones: familias de dos padres, de dos madres, monoparentales, o familias "tradicionales".
Como resulta raro que una única pareja tenga tan multitudinaria descendencia y eso puede inducir a pensar al lector/espectador que los pitufos son del Opus, habría que evolucionar ese sistema social a uno más complejo, con múltiples familias viviendo en setas de protección oficial y demás.


Yo veo este tebeo simplemente como una genial y original historia de zombis infectados (quizá la primera de la historia), pero para las personas obsesionadas con la corrección política y con buscarle tres pies al gato (algunos están convencidos de que la película Alien es una metáfora del cáncer), supongo que los pitufos en general bien pueden ser una apología del marxismo, del fascismo, del comunismo, del capitalismo o de cualquier otro tipo de pitufismo.

Y digo yo, ¿porqué andarse con medias tintas, cuando se puede prohibir la reedición de la xenófoba Los pitufos Negros, directamente? No podemos permitir que nuestros niños lean un cómic donde unos personajes negros (morados) y agresivos acechan a los demás tras los arbustos (apología de los baños de las gasolineras), esperando para abalanzarse sobre ellos y morderles las colas para infectarlos y volverlos negros también, y así arrastrarlos a su mundo de oscura perversión. ¡Esto es una mala influencia que podría hacer ver a las nuevas generaciones que la homosexualidad esporádica tiene un lado divertido!

Siguiendo esa espiral de corrección, creo que también se debería eliminar de los cómics al pitufo presumido, con su flor en la cabeza y mirándose siempre al espejo, además de por ser mala influencia para unos, por ser un cliché estereotipado de un gay, que podría ser ofensivo para el otro bando, el colectivo homosexual, si le diese también por ponerse políticamente correcto en este tema.

Al final, lo único que deberíamos permitirle a los malvados pitufos, cómic del demonio donde los haya, es que conserven su color azul característico, y eliminar el resto de sus peculiaridades, así tendríamos al fin a un atajo de bichos azules tan sosos pero políticamente correctos como los alienígenas tradicionalistas de Avatar. Aunque creo que deberíamos presionar para no dejarles ni el color y que los pitufos fuesen incoloros o transparentes, ya que su color azul podría ofender a los enfermos de argiria.


Y para cerrar, un vídeo de risas con escasa relación (Karaoke version):


Saludooos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
De chico nunca relacioné un pitufo negro con una persona de piel negra. Sera que era inoscente y toda esta cosa nos replanteamos al pedo de grandes o sera que nunca tuve un compañero negro al lado para cagarlo a trompadas?

Entradas populares de este blog

"Las mujeres son todas unas zorras mentirosas"

*Editado: según Francisca Verdejo, juez titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Barcelona y una de las más implicadas en el tema de la violencia de género en nuestro país, el porcentaje real de denuncias falsas en España sería tan solo del 0,017%, una cifra aún más irrisoria que la aquí comentada (5%).

Una chica en Málaga denuncia a cinco chicos por presunta violación. Durante el caso van apareciendo pruebas y contradicciones en la narración del suceso que minan cada vez más la credibilidad de la supuesta víctima, por lo que la juez decide archivar el caso. Finalmente todo acaba con la confesión de la chica: se lo había inventado todo. "¿Será zorra?" Se oye gritar. Una parte de la sociedad, indignada como pocas veces, clama al cielo con los habituales argumentos del que quiere ver reforzada a toda costa una presunción que ya tiene aceptada pero que no tiene demasiado probada "¿Veis? ¡esto es lo que pasa por ese favoritismo injusto hacia las mujeres!&…

LAURA GALLEGO, LOS PREJUICIOS Y LA LIBERTAD DEL AUTOR

Mucho han dado de sí estos días las desafortunadas declaraciones de Laura Gallego sobre su -a priori- rechazo a crear personajes LGBTI+ en sus novelas. Sus palabras se han magnificado porque es una persona pública, pero aunque es escritora también es una persona normal, ni peor ni mejor que cualquiera de nosotros, y a pesar de ser una artista, tiene como cualquiera sus gustos, sus neuras y sobre todo sus sesgos. Y es por eso que sus palabras y las de sus defensores revelan mucho sobre una mentalidad que se extiende por el mundo como la pólvora, basada en el rechazo a las críticas razonadas y en la defensa a ultranza de los prejuicios personales como un valor y un sinónimo de libertad.

"Donde los árboles cantan", de Laura Gallego García
LAS DECLARACIONES
Recordemos que Gallego opina que introducir en sus obras personajes homosexuales le parecería "forzado", una "obligación debida a presiones de sus fans o de sus detractores", o incluso un "panfleto"…

Críticas de cine desde el enfado. Hoy: Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives.

Hoy he visto Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives, una pequeña película tailandesa que se nos vende como cine de autor, pausado, sensible... ¡de místico estilo oriental, sin aditivos y 100% natural! Está escrita y dirigida por el "aclamado" Apichatpong Weerasethakul y basada en las memorias de un monje que relató en un libro los recuerdos que tenía, según él, de sus vidas pasadas. Pues bien, como no podría ser de otra manera en esta sección, la película resulta ser un fiasco de principio a fin.


Esta escena me pareció suficientemente interesante y evocadora como para lanzarme a ver la película sin saber nada de ella. La imagen NO PODÍA SER MÁS IRRELEVANTE EN LA PELÍCULA.

La película es la última parte de un proyecto multiplataforma llamado "Primitive", que pretende acercarnos a la región de Tailandia del Nordeste a través de diferentes piezas, pero no sólo a través de su geografía sino también de sus creencias. Este es el argumento de la película según FilmAf…