miércoles

Cine mudo de las galaxias.

Venga, dale al PLAY.
Que sí, que ya verás cómo te ríes.

“Mira esos bastardos muertos, buen disparo, colega.”


La capacidad para la barbarie e insensibilidad de la que hace gala el ser humano en tiempos de guerra, ya sea en el campo de batalla como en prisiones de guerra (Guantánamo o Abu Ghraib), etc, parece ser una cualidad tristemente típica en nuestra especie.
Ahora os traigo algo que seguramente ya hayáis visto. Si no ha sido así, debéis verlo.

Las crudas imágenes que veréis a continuación, difundidas hace unos días por la organización Wikileaks gracias a una filtración en el ejército, muestran, desde la visión de un helicóptero Apache estadounidense, cómo un grupo de hombres armados y otros que no portan armas y que andan por la calle en un barrio de Nuevo Bagdad, son acribillados a tiros por las fuerzas de coalición. Estas no sabían, porque no les interesaba asegurarse antes de disparar, que entre las víctimas estaban el fotógrafo de la agencia de noticias Reuters Namir Noor-Eldeen y su conductor, Saeed Chmagh, que murieron ese 12 de julio de 2007 en dicho ataque.
Con este vídeo, se cuestiona la versión oficial sobre cómo el Ejército de Estados Unidos mató a estos once iraquíes, entre los que había inocentes, incluidos el fotógrafo y su conductor.

El vídeo, presentado hace poco en Washington y titulado Asesinato colateral, describe también el transcurso del rescate de las víctimas, donde también hubo disparos y fueron heridos incluso dos niños. Un oficial del Ejército de EEUU ha confirmado hace unos días la autenticidad del documento.
Al día siguiente del ataque, el Ejército estadounidense justificaba la muerte de los trabajadores del medio de comunicación como "parte de un enfrentamiento entre sus tropas e insurgentes."
Judgaz por vosotros mismos:

(He quitado del vídeo los datos que aparecían al pricipio, para que podáis ir directos al grano. Para ver el vídeo completo, y en español, hay un enlace al final del post)

Un portavoz militar dijo al diario The New York Times que "no hay duda de que las fuerzas de la coalición estaban claramente en medio de operaciones de combate contra una fuerza hostil". La agencia Reuters exigió una investigación de las circunstancias y la obtención del material audiovisual apelando a la Ley de Libertad de Información, pero fue en vano.

Como respuesta, el Ejército estadounidense "concluyó" que las acciones de los soldados durante el suceso "estaban de acuerdo con la ley en conflictos armados y reglas de combate (Rules of Engagement)", la normativa sobre cuándo, dónde y cómo debe aplicarse el uso de la fuerza. Una afirmación cuya validez "podemos comprobar" escuchando a los militares en el vídeo celebrar las muertes de los iraquíes con frases como "mira esos bastardos muertos" y a otro suplicar por permiso para volver a disparar, esta vez contra un hombre que para su vehículo para asistir a los heridos.

Apenas tres meses después, el vídeo se ha reproducido a gran escala para denunciar lo que Wikileaks califica de «crímenes de guerra». La ingente masa de documentos militares sobre la guerra de Afganistán (más de 77.000) conocida como «ciberpapeles de Afganistán» que Wikileaks ha divulgado ya, y ente los cuales se encontraba este vídeo, desvela el asesinato nunca declarado de casi 200 civiles o los excesos de las fuerzas especiales encargadas de liquidar a jefes talibanes. También denuncia el apoyo de los servicios secretos pakistaníes a los rebeldes o la presencia de iraníes en sus filas. Demasiado para el Pentágono, que se ha salido por la tangente acusando a Wikileaks de poner en peligro a las tropas, porque los documentos, al detallar prácticas militares, ponen en peligro a los soldados, al igual que a los colaboradores afganos citados por su nombre.
Tócate los huevos.

Desde la publicación de los documentos, en su mayor parte informes de campo de los soldados estadounidenses, el Gobierno de EE UU ha reiterado que las consecuencias de la filtración pueden ser muy peligrosas, por cuanto se revelan nombres de fuentes, identidades de soldados y métodos operativos a los que los talibanes pueden acceder con facilidad. Pero parece una excusa del ejército, una manera desesperada de desviar la atención, ya que Wikileaks decidió no sacar a la luz los 15.000 documentos que aún permanecen inéditos sobre Afganistán, y en los que se encontrarían dichas informaciones peligrosas.

No obstante, el Pentágono exige a Wikileaks que devuelva los documentos, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE UU, el almirante Mike Mullen, aseguró la semana pasada que el creador de Wikileaks, Julian Assange, podría "tener ya las manos manchadas de sangre" de soldados estadounidenses y de personal afgano.
Tócate los huevos otra vez.

Quizá para usted no cuente, almirante, porque no ha sido sangre americana, pero la sangre ya la ha derramado usted.

Vídeo completo en inglés, o en español (parte 1 y 2).
Más en:
El País, Público.es, Mi mesa cojea.
Y para indagar sobre las primeras líneas de este post, os recomiendo essentials como el doc The Fog of War, o leer sobre el experimento de la cárcel de Standford.

La tabla periódica de las tonterías irracionales.

Un acto de recreación.

Hay muchas ideas raras en este mundo. 
Todas basadas en cuentos populares, tradiciones ancestrales, miedos irracionales, o versiones edulcoradas de lo que desearíamos que fuese la realidad. 
Y ninguna de estas ideas está basada en nada comprobable, claro.

Nadie puede decir "-¡Eh, mira, junto al semáforo, otro fantasma cruzando la calle! ¡Sí, es cierto, lo veo! Bueno, esto por aquí es raro de ver, pero en Canillejas es un no parar-".
O "-Tu abuelita fallecida te manda saludos desde el más allá... ¡Es verdad, señora medium, lo oigo tan claramente como oigo el canto de los pájaros, que son igual de reales que esto que me cuenta por 50 euros la sesión!-".
O "-Mi niña adolescente se comporta como un jodido demonio últimamente, me insulta y me grita. Creo que está poseída por Satanás. Sí, hija, qué me vas a contar. Anoche por la tele vi el programa ese de los exorcismos, donde extraen a los demonios por la boca de los poseídos. ¡Cómo salían echando leches,  los diablillos!-"
Cuando nada es comprobable DE NINGUNA MANERA, ni por una persona corriente y sus sentidos o por exhaustivas pruebas científicas, ¿qué es lo que nos queda? 
Ah, sí, la iluminación.
"-Sé que esto es así porque lo siento en mi interior. O si no, porque otro lo sintió así hace siglos y yo le creo aunque no le conocí-".

Bien, las personas normales a todo esto lo llamamos Tonterías irracionales, siendo educados.

Para hacer un buen arte, hay que tener muuucho tiempo libre.

Las tonterías irracionales las hay religiosas, como El Judaísmo, el Islamismo, el Cristianismo, y taaantas otras... 
O Psíquicas, como los Poltergeists, la Ouija, los Milagros, los Exorcismos o la Proyección Astral. 
O Pseudocientíficas, como el Creacionismo o la Astrología. 
O Parasicológicas, como la Telequinesis o la Telepatía. 
O Adivinatorias, como el Tarot o la Quiromancia.
Como si de un gran menú irracional se tratase, las hay para todos los gustos, para que ningún tarado se quede sin comer.

Así que algún listo decidió componer todas estas chorradas juntas en una tabla, perfectamente ordenadas, para que la enmarquemos en el salón como unos buenos geeks. 
Yo ya lo he hecho:




Por cortesía de Crispian Jago.

sábado

"Quiero creer."

“Afirmaciones extraordinarias requieren de pruebas extraordinarias.”
Michael Shermer.

Icónico cartel utilizado en la serie The X.Files.

A veces, se observan acontecimientos sin explicación, y aun no teniendo pruebas de la naturaleza de estos sucesos (si no, sí que tendrían explicación), algunas personas dejan volar la imaginación y crean hipótesis de lo más variopintas. Eso sí, siempre relacionadas con los mismos temas de siempre: los platillos volantes, la Atlántida, el más allá, etc. A falta de pruebas, cualquier cosa es posible para estas personas.
Algunos ejemplos de fantasía y posterior demostración:

- Marte: Los famosos “canales” de Marte descubiertos en 1877 por Giovanni Schiaparelli y que tanto han hecho volar la imaginación de la gente, se debieron a una mera mala traducción del italiano (canali) al inglés. A esto se le unieron varias cosas más: la obcecación de Percival Lowell de que la comunidad científica admitiese la existencia de cientos de estructuras artificiales en la superficie del planeta rojo, la proposición de principios de la década de 1960 de Iósif Shklovsky de que Fobos (la mayor de las dos lunas de Marte) era un satélite artificial creado por los Marcianos, basándose simplemente en una ligera peculiaridad en su órbita, o la conjetura de Frank Salisbury, en la misma línea que Shklovsky, de que Deimos (el otro satélite de Marte) también era artificial. Todas estas fantasías alucinantes quedaron (y aún hoy sobreviven algunas) en la mente colectiva.
Con el paso de los años, incluso antes de las sondas Mariner, Viking, Pathfinder o Mars Global Surveyor, se demostró que, efectivamente hay depresiones sobre la superficie de Marte, pero que son naturales, y que no hay rastro alguno de civilizaciones alienígenas. Que no eran más que sueños locos de gente con propensión a fantasear. Pero de las pruebas y los desmentidos la gente no se hace eco.

Los increibles canales de Marte. En realidad son cañones naturales de gran profundidad que atraviesan gran parte del planeta.

- La Luna: En 1953, el astrónomo Percy Wilkins creyó descubrir sobre la luna lo que parecía ser un puente. Telescopios más potentes demostraron que el descubrimiento de Wilkins no era más que un “defecto óptico” de su telescopio. Esto, conocido como “prueba”, convencería a cualquiera con dos dedos de frente, pero hay creyentes en todos los ámbitos de la vida, y a los “cazadores de ovnis" se les ocurrió que en la cara oculta de la Luna, seguramente habría escondida una civilización Lunar. Claro.
Sondas enviadas a orbitar la Luna, o que la observaron a su paso por el satélite camino hacia el exterior del sistema solar, demostraron que aquello eran de nuevo fantasías de gente aburrida de la vida. Y poco a poco, los creyentes dejaron de hablar del tema, saliendo de escena sin armar demasiado ruido.

La cara oculta de la Luna (bueno, no la vemos aquí porque está oculta). 
Nuestro satélite presenta siempre la misma cara porque su rotación y la de la Tierra están sincronizadas, ya que la Luna tarda el mismo tiempo en dar una vuelta sobre sí misma que en torno a la Tierra. Es una cualidad corriente en casi todas las lunas.

- Antigüedad en la Tierra: Alrededor de 1970, un señor llamado Erich von Däniken saltó a la fama con sus libros pseudo-científicos, en los que afirmaba que las estructuras más enigmáticas de la antigüedad habían sido construidas por alienígenas (a saber, las pirámides, Stonehenge, las “estatuas” Mohai de isla de Pascua, las líneas de Nazca, y muchas más). No aportaba pruebas, claro, sólo su palabra en forma de teoría.
¿Como no conocíamos el origen exacto de estas estructuras, entonces es que eran alienígenas? Claro. ¿Por qué iban a haber sido construidas por personas (qué locura), si el hecho de ser construidas por estraterrestres sonaba mucho más guay?
Von Däniken estuvo en la cárcel por fraude, pero hoy en día sigue teniendo muchos seguidores, por supuesto. No en vano, las ventas de sus 26 libros se estiman en unos 63 millones de ejemplares en total, traducidos a más de 30 idiomas.
En España, tenemos nuestros propios von Däniken particulares, todos sabemos de sobra quienes son.

Al margen de charlatanes fantasiosos, muchas son las teorías sobre las líneas de Nazca, por ejemplo. Faltan muchos datos que nos den una explicación tajante, pero todas estas hipótesis son al menos plausibles y basadas en un profundo conocimiento de la zona, las costumbres religiosas y sociales de sus habitantes, registros fósiles, etc.
Porque para llamar teoría a una posible explicación, no basta sólo con inventarse algo. Aunque no haya datos directos, los indirectos son determinantes.

Geoglifo de Nazca. Sólo se distinge la figura si es vista desde el aire.
También la conocerás desde tierra si la ha creado tu pueblo, claro.

Si las fabulosas teorías de estos magufos fuesen tan reales como pretenden, deberían demostrarlo con pruebas aplastantes, porque afirmaciones extraordinarias, requieren de pruebas igualmente extraordinarias.
Por desgracia, esta frase sólo parece aplicarse a las mentes críticas.
El resto de personas, seguirán quedándose con la que consideren la fantasía más interesante.

miércoles

"Agresión a las libertades individuales."

¡Qué tiempos! aquello si que era técnica, valor y coraje en la arena, y no lo de ahora.

Focus:
Hace unos días, Carlos Herrera, en su programa de Onda Cero “Herrera en la Onda”, debatió con Josep Rull, diputado de CiU en el Parlamento catalán, sobre la prohibición de las corridas de toros en Cataluña.

Apunte:
Personalmente, el tema en sí de las corridas de toros me afecta en mi vida diaria y me importa tanto o tan poco como el de las religiones del mundo, los grupos neonazis de la Norteamérica profunda, las abducciones de OVNIS o la falta de empatía, sensibilidad y valores morales de muchos jóvenes actuales (o de sus padres).
No me importa estrictamente hablando. Pero al igual que todos estos otros temas, me fascina, porque en realidad todos son el mismo tema: la aparentemente innata idiotez del ser humano. Y ese sí es un tema que me interesa. Que me pone frenético, vamos.

Vayamos al grano:
1) Carlos Herrera:
Debo decir que he escuchado a Herrera en contadas ocasiones en mi vida, y no tenía una opinión formada sobre él. Las personas que conoces te dicen tal o cual cosa, pero aún no había podido formarme una idea basada en mi propia experiencia, ni creí siquiera que fuese a suceder, ya que no me gusta demasiado la radio y nunca la escucho.
Pero leyendo las noticias sobre esta prohibición de las corridas, acabé escuchando en la red esta entrevista de Herrera. Me bastó escucharle en ella para comprobar sus ideas retrógradas, sus maneras rebosantes de suficiencia, y su demagogia barata, para hacerme al fin y sin pretenderlo, una idea muy clara de quién es este hombre. Y cómo deben de ser aquellos a los que parecía representar.
A veces es muy fácil conocer quién es en realidad una persona, sólo hay que escuchar con atención durante 5 minutos.

Cuidadín, amigo, que al final te vas a llevar lo que te mereces.

2) La entrevista:
La pequeña “entrevista” que Herrera le hace al diputado catalán me pareció más bien una sucesión de insultos que Herrera tendría apuntados en una libreta y que necesitaba soltar sin importarle en ningún momento que el entrevistado le respondiese o no. Insultos, además, que aunque a él debían de parecerle sutiles puñaladas verbales, no eran más que puyas simplonas barnizadas con un sarcasmo e ironía bastante pobres, con esa mediocre socarronería característica de alguien que se cree en poder de la verdad absoluta, una verdad con la que cree estar acorralando y humillando a su invitado. Nada más lejos de la realidad.
Y una verdad que, como siempre en estos casos, además distaba enormemente de serlo.

Mientras que Rull opinaba, con un razonamiento aplastante por su sencillez, que "no es propio del siglo XXI basar un espectáculo en el sufrimiento de un ser vivo", Herrera salía al paso diciendo cosas como que esta prohibición era una “obsesión inquisitorial” y “una agresión a las libertades individuales".
Vamos, que al toro que le den por el culo mientras a él, organismo superior con derechos, le divirtiese.
Increíble tener el valor y la prepotencia para decir eso en una radio sin avergonzarse.
Sólo le faltó soltar lo que le he oído decir a tanta gente sobre este y otros temas similares cuando no tienen manera de justificar sus puntos de vista: que prohibir está maaal, que tenemos que dejar que la gente haga el bien (si lo es) por sí misma.
Así las personas podrían demostrar, como siempre lo han hecho, que no son las prohibiciones democráticas las que les impiden fumar en la misma habitación que un niño, correr con el coche a 250 Km. por hora y bebidos, o ya que estamos, robar, violar, o asesinar impunemente.
Claro que sí, viva la libertad absoluta y la anarquía, abajo las normas y el contrato social. Cuando te convenga a ti, claro.

¡Toma chulería! Oye, que si quieres demostrar tu valor, ¿porqué no mejor abandonas tu finca y te vas a África a invertir tu fortuna en los niños que se mueren de hambre? Eso si sería tener cojones, no esto, niñito de papá.

3) Reflexión:
Total, que además de sentirme cada día más misántropo de lo que ya era, comprobar que prohibir o no depende de intereses económico-políticos (ahí están los Correbous, aún intactos, porque “no compensa prohibirlos”), hace que cada día me sienta aún más apolítico de lo que ya era, así que abstengámonos de demagogias de “quién dice qué por ser de derechas, izquierdas, o centro”. Todo eso es irrelevante. No es más que marear la perdiz, esquivar el tema y levantar cortinas de humo para ocultar que no se sabe argumentar.
En este mundo, las cosas no son tan complicadas en realidad, somos nosotros quienes las hacemos así.
- ¿Tiene sentido prohibir la venta de “muñecas flamencas” de las ramblas barcelonesas por ser demasiado “españolas”? Me parece tan gilipollez como sería retirar la venta de peluches fabricados en Taiwán. Que las muñecas las compre quien las quiera, mientras la muñeca no sea maltratada ni se vulneren sus derechos humanos.
- ¿Y tiene sentido prohibir la patética barbarie (pero de una gran belleza plástica, o no sé qué) que es el torturar y matar toros, no para alimentarnos, ni en “defensa propia”, sino para el “deleite” (¿?) de una panda de neandertales anclados en el siglo I de nuestro Señor?
No creo que eso necesite respuesta.
Y si necesitas que se te explique, entonces significa que no lo vas a entender.

Aquí podemos ver un animal, que en vez de estar viviendo su vida en el campo, o estar sirviendo de alimento a otro ser vivo como manda el ciclo de la vida, aquí está, sin saber qué coño está pasando, ni cuando le darán muerte de una vez por todas para dejar de sentir tanto dolor. 
Lo que pasa es que él no sabe que esto es divertido.

4) Consideraciones:
El Circo en la Antigua Roma era un gran espectáculo para el pueblo y un gran negocio que movía millones de sestercios, proporcionando trabajo a miles de personas: los libertos y esclavos que trabajaban duro para preparar los juegos, los agentes en las provincias encargados de proporcionar caballos, los transportistas, los intermediarios, o el sistema de apuestas, que era normalmente controladas por caballeros o por funcionarios de la casa imperial, y con las que muchos hacían grandes fortunas.

Otro animal que a esto no le ve la puta gracia ni el arte por ningún lado.

Los Toros son un gran negocio, lo sabemos. Pero también lo es la especulación inmobiliaria. Muchos romanos dependían de aquel negocio igual que ahora muchos dependen de este (para sobrevivir, o para vivir a cuerpo de rey). Pero aquel negocio desapareció porque así debía ser, como tantas otras cosas. Con el tiempo, se recuperaron algunas de aquellas “artes”, y un cruento espectáculo se transformó en malabaristas, bufones y payasos. Los circos  de los últimos siglos. Ellos conservaron lo mejor y desecharon lo peor. Y se rehicieron a sí mismos. Y es un proceso que nunca acaba, en realidad.
La gente que vive de los Toros deberá transformarse también, admitir que en realidad están hablando de ganar mucho dinero y dejar de escudarse en las tradiciones y disputas políticas.

Sin palabras.

No obstante, son los miles de aficionados, no los responsables del negocio, los que crean la discordia, los que mantienen activo este negocio, y los que lo defienden como fanáticos. Cuando intentas razonar con algunas de estas personas, muchos dicen que no se deben prohibir las tradiciones, como si el hecho de serlo las protegiese de todo juicio y las blindase contra la razón por los siglos de los siglos. ¿Desde cuándo algo que se inventó en una época más atrasada e ignorante que la actual, debe ser conservado?

Ahora le van a mutilar, cortar orejas y demás, para que el asesino se lleve unos bonitos recuerdos suyos, como hacen los psicópatas.

Conclusión:
Es muy triste que haya aún haya que aclarar que torturar, matar o morir sólo para divertir es un concepto arcaico y ofensivo para un ser humano decente, por muy tradición que sea.
Sólo alguien incapaz de avanzar querría estancarse en el pasado, sea cual fuese este.
Estas personas no entienden que las cosas deben conservarse por ser buenas, no por ser viejas.


 
Nota:
Lo siento, si es que ya he dicho que me exaspero, joder.

Ahora sí, hombre. Ahora si lo vemos mal. 
Si es de los nuestros, mal. Pero si no, bien. Sí, me suena muy humano.

Si quieres oír este cortito podcast entero, en el que se habla poco pero se dice mucho, pincha aquí.

lunes

Lunáticos.

Tras su cómic sobre la Homeopatía, Darryl Cunningham publica ahora un nuevo mini-cómic, La Mentira de la Luna (podéis leerlo en español de nuevo en Per Ardua ad Astra), donde aborda, con su estilo sencillo y didáctico, la paranoia que suscita en algunos el tema del primer alunizaje.



Hace ahora 41 años que el ser humano pisó la Luna por primera vez, en una empresa sin parangón. Tan increible, que es comprensible que tanta gente poco cultivada piense que nunca se produjo.
O al menos, la gente lo piensa ahora tras tanta difamación, porque en su momento, salvo los conspiranoicos de siempre, nadie dudaba de ello (porque aunque para muchos la ventana a este u otro conocimiento sea la tele, el despegue, viaje y alunizaje fueron acontecimientos que cualquier astrónomo podía seguir con un telescopio).

Mucha tontería, es lo que hay.


Disfrutadlo.